La importancia de la disponibilidad pélvica

Nuestro cuerpo ha sido diseñado para moverse. Poseemos un sinfín de movimientos y de patrones motores que nos permiten desplazarnos por el espacio. Poseemos articulaciones más móviles que otras, y músculos más estabilizadores que móviles. Todo ello trabaja enérgicamente con un único fin: el movimiento.

Pero, el problema viene cuando castigamos a nuestro cuerpo con el sedentarismo y con la inmovilidad. Estas posibilidades de movimiento que posee nuestro cuerpo, de forma natural, quedan inutilizadas. Por eso nuestra labor como fisioterapeuta es ayudar al paciente a re descubrir estos patrones de movimiento que ha «olvidado».

Por ello, trabajar la báscula pélvica, es una buena opción para «re descubrir» nuestro cuerpo. La báscula pélvica se compone de dos movimientos fundamentales: anteversión y retroversión. Además, trabajaremos el patrón respiratorio, ya que la anteversión se asociará a la inspiración, y la retroversión a la espiración.  Re explorando estos movimientos podemos hacer «recordar» movimientos en toda la columna

anteversion-y-retroversion-Vicinaa

Todo esto posibilitará que nuestro cuerpo trabaje de forma sinérgica, ya que con la adecuada disponibilidad pélvica, el resto del cuerpo dispondrá de mayor versatilidad de movimiento. Y otras articulaciones no tendrán que compensar  la falta de movimiento de sus vecinas, haciendo que el riesgo de lesión y/o desgaste articular decrezca considerablemente.

 

Manuel Tey Mindán

Fisioterapeuta colegiado

 

Leave a Reply