Fibromialgia y Síndrome crónico de fatiga.

Se conoce la fibromialgia como un síndrome, reumático y no articular, caracterizado por ser extremadamente doloroso y con presencia de puntos gatillo miofasciales. El dolor muscular se agrava con la inactividad física y con la exposición al frío. Este síndrome es, a menudo, asociado a síntomas generales, tales como; alteraciones del sueño, fatiga, rigidez, dolor de cabeza, y, ocasionalmente, depresión. Hay una relación significativa entre la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica, de la que hablaremos a continuación. Es muy frecuente en mujeres con edades entre los 20 y los 50 años.

El síndrome de fatiga crónica se caracteriza por una fatiga persistente y recurrente, por dolor muscular difuso, alteraciones del sueño, e incapacidad cognitivo-subjetiva de unos 6 meses de duración. Los síntomas no son causados por el ejercicio continuado, y no son aliviados por el descanso, todo esto puede resultar en una reducción de la calidad de vida y de las actividades de la vida diaria. Otras alteraciones menores, como disfunciones inmunológicas o neuroendocrinas, pueden ser asociadas con este síndrome. Hay una relación directa entre la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica.

Ante estos dos síndromes, tan frecuentes en nuestra sociedad occidental, la fisioterapia y la terapia manual se presentan como alternativas muy poderosas para hacer frente a la sintomatología que presentan ambos síndromes. Las respuestas neuromoduladoras que provoca la terapia manual en nuestro cuerpo tiene efectos analgésicos.

El abordaje de ambos síndromes debe contar con un equipo multidisciplinar: médico, psicólogo, terapeuta ocupacional,…, y ¡fisioterapeuta!. Por eso, la fisioterapia y la terapia manual, son buenas opciones en el abordaje de dichos síndromes.

Manuel Tey Mindán

Fisioterapeuta colegiado

Leave a Reply